Noticias

La publicidad y el marketing van unidos de la mano

A pesar de que no existe un consenso general sobre dónde acaba el marketing y empieza la publicidad, nosotros nos serviremos de las definiciones comúnmente aceptadas por el gremio y diremos que ambos conceptos van unidos de la mano. Vale la pena, en aras de una mejor comprensión, acotar estos dos elementos, estrechamente relacionados, y dejar claro cuál es la función de cada uno de ellos.

¿Qué es el marketing?

Podríamos decir que el marketing supone un conjunto de acciones, orientadas a satisfacer la demanda de un producto o servicio por parte del consumidor, de tal modo que, las ventas de la empresa que las ejecuta, puedan verse incrementadas de forma significativa. Es decir, el marketing intenta activar la demanda sirviéndose de unas herramientas predefinidas.

Son muchas las técnicas que se usan en marketing, aunque todas ellas quedan dentro de alguna de las siguientes categorías de actuación, tan bien conocidas como las 4 “P”:

Producto: por éste entendemos, cualquier elemento personificado en la figura de un bien, una persona, proceso o institución puesta a la venta para satisfacer las necesidades de público.

Precio: se mide en unidades monetarias y representa el valor de intercambio, o lo que es lo mismo, la cantidad de dinero que ha de pagar el consumidor para adquirir alguno de los elementos nombrados en el punto anterior.

Punto de Venta (Plaza): se corresponde con el lugar o plataforma donde se va a llevar a cabo la distribución. El producto se vende a un precio determinado en el punto de venta oportuno.

Promoción: conjunto de medios destinados a comunicar con los partners del producto o directamente con los consumidores potenciales.

Este último punto es el que tiene una conexión más profunda con la publicidad; tanto es así, que algunos autores, consideran ambos conceptos como sinónimos, aunque existe una verdadera discusión instaurada acerca de ello.

¿De qué se encarga la publicidad?

Podríamos definir la publicidad como un grupo de actuaciones comunicativas desplegadas, para dar a conocer un producto o un servicio de forma eficiente. Se sirve de los distintos medios que tiene a su disposición: TV, radio, físicos, Internet y en definitiva, cualquier otro medio de comunicación que ofrezca espacios aptos para la promoción de un producto.

Si os dais cuenta, es imposible hablar de publicidad sin nombrar el papel promocional que desempeña; así se establece el paralelismo con la cuarta P del marketing. Una agencia de publicidad, por tanto, se encarga de comunicar en las mejores condiciones, las propiedades del producto objeto de promoción.

Entre las competencias que están dentro del ámbito de influencia de la publicidad, encontramos no sólo la mera muestra u ofrecimiento del objeto de promoción, sino que intenta subrayar sus ventajas y crear una identidad fuerte de marca, que respalde las acciones de venta. Es importante destacar que, dichas iniciativas promocionales, se efectúan siguiendo criterios de eficiencia que minimicen el gasto necesario para conseguir los objetivos fijados por el departamento comercial.

¿Qué puede hacer el marketing por mi negocio?

En mayor o menor medida, cualquier agencia de marketing que se haga cargo de una iniciativa publicitaria, tiene en cuenta las 3 primeras Ps de las que hablábamos, en lugar de solo centrarse en la última fase de promoción. Siguiendo esta argumentación, un profesional del marketing, realizará un profundo análisis del producto, su precio de cotización con respecto a la competencia y las líneas de distribución que se harán cargo de su venta.

Una vez realizado un estudio que ponga en común estos factores, el experto es capaz de diseñar la estrategia de comunicación más adecuada, que aproveche las fortalezas del producto y mitigue, en cierto modo, la influencia de sus debilidades sobre la decisión final de compra del consumidor.

Aplicación del modelo 4 P a entornos digitales

El marketing digital es muchísimo más que hacer publicidad a través de Internet. Por el contrario, la revolución de los medios de comunicación y su alcance masivo, han hecho necesaria una adaptación del modelo tradicional que garantice la sintonía con los nuevos tiempos.

Algunos autores están empezando a definir, otros cuatro puntos esenciales que refuercen la estrategia de análisis de las nuevas iniciativas empresariales:

Personalización: aprender de las necesidades del cliente actual a través de la información que él mismo provee en su perfil público.

Participación: generar sentimiento de comunidad entre los consumidores y fomentar su participación en ella.

Par a par (peer to peer): incentivar la prueba social del producto, ya que los consumidores confían en el criterio de su entorno social cercano.

Predicciones modelizadas: plantear escenarios futuros gracias a los datos recopilados en sucesivas campañas publicitarias.

En Amundsen te podemos ayudar a construir una campaña publicitaria que tenga en cuenta, todos los elementos de marketing involucrados en el proceso de venta y respete al mismo tiempo, tu filosofía de negocio. De la mano de nuestros expertos, podrás mejorar la prominencia de tu producto, gracias a su profundo conocimiento de las últimas herramientas en marketing digital.

 

Entrada anterior
La programación web clave en el posicionamiento SEO de un buen diseño web
Entrada siguiente
Elementos principales de una Identidad Corporativa
También te puede interesar
Menú