Noticias

Te dejo mi tarjeta y hablamos

¡¡¡Más vale una imagen que 1000 palabras!!!

Todos hemos escuchado alguna vez en nuestra vida este refrán, y seguro que no sólo una vez. Pues en el caso de las empresas, también es un dicho que se puede aplicar a la perfección. Así, la imagen de una empresa es un activo cada vez más importante, como parte fundamental en el proceso de construcción de la marca de cualquier empresa.

Es por ello que, cualquier compañía debe cuidar al máximo todos y cada uno de los elementos que puedan contener su imagen, desde las tarjetas de visita hasta la web corporativa, pasando por cualquier otro soporte que se pueda usar en su día a día.

En cualquier proceso de Branding, entendiendo como tal al conjunto de actividades enfocadas al diseño y construcción de una marca, la definición de la imagen corporativa, por tanto, juega un papel imprescindible, siendo una decisión clave el contar con una agencia de diseño que disponga de los profesionales adecuados.

Así, el diseño, como actividad creativa, debe tenerse muy en cuenta en todos los elementos de la imagen corporativa, tales como el logo, el nombre de la empresa, el sitio web, el brochure, etc.

Características de una buena imagen corporativa.

No existe una fórmula perfecta para el diseño de la imagen corporativa de una empresa, ya que ésta va a depender de los objetivos de la compañía y de cómo quiera ser percibida en el mercado.

No obstante, para que una imagen corporativa cumpla con su fin, es necesario que cumpla con una serie de características como las siguientes:

– La imagen corporativa debe estar alineada con los valores de la compañía. Por ello, es complicado, si no imposible, diseñar una buena imagen corporativa sin tener claros los valores a transmitir.

–  El uso de la imagen corporativa debe ser coherente en toda la empresa. No podemos presentar una imagen en las tarjetas de visita y otra distinta, en los folletos comerciales.

Única. La imagen corporativa debe ser diferente al resto, debe ser un elemento diferenciador que nos identifique claramente. En caso contrario, no cumplirá su función.

– Debe ser simple. Algo demasiado complicado puede ser difícil de recordar e interpretar por lo que la identidad de la empresa no resultaría clara.

Cómo crear una buena imagen corporativa

El proceso de diseño de la imagen corporativa, requiere pasar por una serie de fases, todas ellas necesarias, para que el resultado sea eficaz.

1) Se debe definir la misión, visión y valores de la empresa, ya que van a ser el punto de partida de lo que realmente se quiere transmitir.

2) Saber lo que el mercado piensa de la compañía, resulta importante para poder entender sus preferencias, pudiendo servir para definir determinados objetivos a cumplir.

3) Se debe investigar a la competencia para saber identificar los verdaderos elementos diferenciadores de la empresa.

Llegados a este punto, tenemos todos los ingredientes necesarios para empezar a diseñar todos los elementos, que van a conformar nuestra imagen corporativa.

A veces resulta complicado entender todos estos puntos si no se tiene experiencia en el sector del diseño, no siendo una tarea sencilla la de diseñar la imagen de una empresa. En este punto cobra especial relevancia la agencia de diseño.

Ventajas de contar con una agencia de diseño

En muchas ocasiones, la mejor opción es contar con profesionales que tengan ciertas capacidades desarrolladas en el ámbito del diseño. Podemos mencionar, por ejemplo, algunos de los siguientes motivos.

Capacidad de investigación del mercado, facilitando con ello, generar un importante conocimiento sobre los hábitos de compra de los potenciales clientes de la compañía, así como sus preferencias, clave para definir una imagen corporativa adecuada a esta realidad.

– Facilita la integración de la dirección estratégica en el diseño. La imagen corporativa debe dar soporte a la estrategia que siga la empresa. Contar con profesionales cualificados facilita la interpretación de dicha estrategia para su integración en los elementos gráficos que se diseñen.

– La experiencia acumulada por las agencias de diseño, permiten que puedan aportar, una amplia variedad de opciones entre las que la empresa pueda decidir.

Apoyo a largo plazo, planteando soluciones a todas las necesidades que se vayan planteando, importante en un mercado tan cambiante como el actual.

Experiencia creativa. La creatividad es un elemento fundamental en el diseño de una imagen corporativa. Así, es una cualidad que se desarrolla con la experiencia, por lo que los profesionales que integran las agencias de diseño, suelen ser personas con una capacidad contratada de creación de soluciones imaginativas e innovadoras.

En Amundsen disponemos de un equipo multidisciplinar de diseño con una gran experiencia en el sector, lo que nos permite aportar soluciones que respondan a la perfección a las demandas planteadas por nuestros clientes, siempre respetando nuestros valores basados en la calidad de nuestro servicio y la innovación.

Entrada anterior
Pasos para diseñar la web de tu empresa
Entrada siguiente
Diseño y marketing, el golpe definitivo
También te puede interesar
Menú