Noticias

Se puede hacer publicidad con muy poco

Pizarra con dibujo de una bombilla

A pesar de los malos tiempos que corren, perdura la creencia millonaria de poder ver el vaso medio lleno. Las nuevas tecnologías tienen la culpa de ese creciente optimismo para con los negocios. Culpa de muchas virtudes. Una de ellas es su paulatina accesibilidad en todos los estratos de la sociedad. La otra es, la homogeneización de los competidores del mercado. Igualdad de oportunidades, según dicen algunos. Por supuesto, las campañas de publicidad no escapan a este influjo. Se puede hacer publicidad con muy poco.

La economía de nuestro negocio lo sabe. Y en el caso de no conocer este secreto a voces… ¡sería conveniente que se lo hiciésemos saber! A gritos si hace falta. La Agencia de publicidad, siempre está presente en esta revolución. En Amundsen no nos quedamos atrás. La promoción de la marca, producto o comercio nunca tuvo tantas posibilidades de éxito.

¡Manos a la obra!

Una de las variables a tener presente es la previsión de negocio, sea a corto o largo plazo. Es evidente a la hora de plantear la estrategia comunicativa a adoptar. Conviene olvidar los delirios faraónicos de grandes empresas. Fuera Coca-Cola, fuera Pepsi y fuera esas millonadas anuales (¡MENSUALES!) en promoción. Pensemos poco a poco, para pensar a lo grande. Puede resultar redundante, pero es una buena filosofía frente a campañas de publicidad de bajo coste. Desde Amundsen, os brindamos algunas directrices.

Es primordial, en primer lugar, tomar en serio la función de un precario departamento de ventas o marketing, como gusta decirse en la terminología de la Agencia de publicidad. Ello nos ayudará a realizar de manera más continua publicidad, nos reportará mejores resultados y otorgará la posibilidad de analizar, la eficacia de las acciones realizadas. De hecho, no por ello menos importante al situarse en el nudo del artículo, la importancia de la imaginación. La creatividad, no se enseña en ninguna facultad de Ciencias de la Comunicación. La originalidad no puede comprarse por 15 euros en un curso en línea. Conviene grabarlo a fuego.

Un estudio de mercado, rudimentario aunque sea, sería de gran ayuda para jugar nuestras cartas. Puede hacerse uso de varias herramientas virtuales. El correo electrónico es una de ellas. El boletín informativo la segunda. Sin ápice de duda, es uno de los métodos menos costosos a la hora de contactar con los clientes. El boletín envía noticias, novedades de repertorio, ofertas y promociones, nuevas aplicaciones y un gran etcétera. Una correcta consecución de ello nos permitirá alcanzar un jugoso incentivo en las ventas, sin alcanzar la agresividad de otras Agencias de publicidad. El “guante blanco” es siempre fundamental en esta labor.

Las redes sociales también importan

Gracias a las redes sociales, las campañas publicitarias pueden llegar a todos los lugares. Nunca hay que dejar escapar la oportunidad de difundir la empresa entre un buen público potencial. Ya sea mediante tarjetas de visita o, usar las firmas con el pretexto de añadir el logotipo. No sólo eso. Datos de contacto o enlaces a la página web o redes sociales se incluyen.

Las herramientas ofimáticas, son muy importantes a la hora de tener el control total de nuestro cuartel general. Es indispensable, por ejemplo, contar con una buena base de datos. No hay nada mejor para ampliar nuestra red de contactos de calidad que estén dispuestos a conocer más acerca de tu empresa. Por supuesto, un sitio web debe estar presente. Un portal en la red, implica un escaparate digital a la vista de todos esos clientes-navegadores, que esperan caer en nuestros brazos.

Si todo esto parece demasiado trabajo para uno solo, siempre existe la opción de hacerlo acompañado. O, por qué no, establecer acuerdos o sinergias con otros negocios. Establecer alianzas con otros negocios (medios digitales, por ejemplo) puede ser una gran alternativa en donde ambos pueden verse beneficiados. Al ahondar en las labores del actual community manager, se antojan indispensables una página en Facebook, una cuenta de Twitter y hasta un canal en Youtube. Claro está, no para tenerlos “a la sopa boba”. Más importante aún, generar contenido de forma constante, de valor y propositiva para con nuestro negocio es clave de éxito.

El cliente, algo primordial

No puede acabarse mejor que con una mención al factor más importante del negocio: el cliente. Procurar conocer bien a cada uno y tener detalles que generen una excelente imagen sobre el producto, marca o servicio, es vital. La Agencia de publicidad tal vez no tenga ese detalle tan personal llegado el momento. Pedir referencias a amigos, familiares y clientes sobre posibilidades de abrir nuevos horizontes y mercados, es otra idea. Asimismo, unas cuantas llamadas o correos a clientes con los que se pierde contacto laboral para saludarlos y ponerte nuevamente a sus servicios, puede ser interesante.

En Amundsen lo tenemos muy claro. No es un secreto total. Es la realidad. Las nuevas campañas de publicidad se pueden hacer con muy poco. Nosotros nos encargamos del resto. No dudes en ponerte en contacto y dejarnos tu briefing. ¡No te arrepentirás!

Entrada anterior
Diseño web atractivo y diseño sencillo para atraer al cliente
Entrada siguiente
La publicidad efectiva no siempre es la misma
También te puede interesar
Menú