Noticias

Qué es y para qué sirve un buen diseño web

Escribiendo en un ordenador

Con frecuencia pensamos que el diseño web es simplemente una apariencia, una “cara bonita” ante nuestros navegantes. Sin embargo, un buen diseño debe tener en cuenta las necesidades de los usuarios, controlando aspectos como la facilidad de navegación e interacción. Tenemos que trasladar una sensación de confianza desde el primer momento. Debemos saber a quién nos estamos dirigiendo y cómo podemos ofrecerle, un recorrido por nuestro sitio web de la manera más sencilla posible.

La importancia del diseño web

Nuestra web es nuestro canal de comunicación más directo con el usuario. Si queremos tener una buena comunicación, deberemos cuidarlo. Teóricamente, estamos ante una actividad que incluye la planificación, el diseño y mantenimiento de una página web. Aquí entran en juego numerosos factores que marcarán la experiencia y la opinión que nuestro visitante tenga de nosotros. Pero lo más importante no es mostrar un gran dominio de recursos, sino ofrecer facilidades y utilizar una tecnología accesible.

No sólo estamos hablando de estructurar nuestros elementos gráficos, sino de transmitir una imagen. Tenemos que mostrarnos ante nuestro público teniendo muy en cuenta, la sensación de seguridad y cercanía que podemos generar en él. A veces resulta complicado, alcanzar un punto medio entre la calidad y la simpleza, pero es justo ahí donde reside el valor de un buen diseño.

Queremos impactar, pero cuantas más facilidades brindemos para acceder a nuestra información, más exitosa será la experiencia generada. Nuestro diseño debe ser eficaz y creativo, pero no debe renunciar a la profesionalidad, ni tampoco alejarse del usuario.

Aspectos a tener en cuenta

Es de vital importancia, crear un buen esqueleto básico, es decir, una correcta jerarquía de contenidos. Hay que pensar en aspectos como el color y su relación con la identidad corporativa de la marca, el tamaño de página, la disposición de elementos audiovisuales o de texto, la tipografía y su legibilidad, o la optimización de los motores de búsqueda.

Puntos aparentemente tan sencillos como el color, pueden influir de manera decisiva en nuestros receptores: la elección de un color determinará sensaciones tan distintas como el bienestar, la autoridad, el lujo, la innovación, la juventud o el respeto.

El diseño web es un elemento básico de nuestro negocio. De este modo, antes de elaborarlo, es imprescindible que valoremos qué queremos ofrecer y qué esperamos obtener. No estamos pensando simplemente en la experiencia individual de cada usuario; al mismo tiempo, estamos ante una herramienta de marketing, ya que a través del diseño, definiremos el posicionamiento que tendremos en los principales motores de búsqueda.

Algunos beneficios de un buen diseño

Podemos estar seguros de que, si lo cuidamos y lo trabajamos lo suficiente, tendremos importantes beneficios. Despertar el interés y promover la atracción por nuestra web y nuestros contenidos es, sin duda, un gran punto a favor. Una imagen seria y de confianza no está reñida con una web que exprese modernidad y adaptación a las nuevas tecnologías.

Somos nosotros los encargados de decidir qué mostrar y de qué manera. Así, estaremos marcando el trato y el grado de cercanía con nuestros clientes. Un diseño que aporte información actualizada y ofrezca material audiovisual, será un diseño más atrayente.

Por otro lado, poseemos una herramienta de publicidad muy poderosa y con muy poco coste. Tenemos la oportunidad de acceder a cualquier usuario interesado en nuestros contenidos en cualquier momento y cualquier lugar del mundo. Incluso si decidimos promocionar nuestra web, no hay duda de que los elementos de promoción, serán más baratos que los de cualquier soporte físico.

Responsive web design

En los últimos tiempos, siempre que hablamos de diseño web, tenemos que mencionar el responsive web design o diseño web adaptativo. Nos referimos a la correcta visualización de la página web en cualquier clase de dispositivo, ya sea un portátil o un ordenador con pantalla panorámica, un móvil o una tablet. Ya no podemos permitir, que nuestro sitio web no esté optimizado para que el usuario pueda visitarlo en cualquier soporte.

De manera sintetizada, podríamos decir que se trata de la capacidad de adaptación al entorno actual: CSS3, HTML5 y JavaScript CSS, son las claves que nos ayudarán a conseguir este tipo de diseño web, permitiendo así que, nuestros contenidos se adapten a los usuarios, y no al revés.

Estamos hablando de una práctica que se ha convertido en indispensable. Este diseño, se caracteriza por ofrecer beneficios como la eliminación de contenidos duplicados o inútiles, la reducción del tiempo de espera al cargar la página, la conversión fluida de imágenes o layouts y la mejora de visibilidad en los motores de búsqueda.

Si necesitas un diseño de calidad, en Amundsen estamos preparados para ayudarte. Contamos con un equipo especializado en creatividad publicitaria y diseño, que tendrá en cuenta todos los factores necesarios para convertir tu espacio web en una ventana al mundo, adaptada al entorno actual, a tus necesidades y las de tus usuarios.
imagen

Entrada anterior
Diseño web y posicionamiento SEO una relación de futuro
Entrada siguiente
La imagen de marca, el primer paso para contratar a tu empresa
También te puede interesar
Menú