Noticias

Qué es la Identidad Corporativa y en qué tiene que ver con tu empresa

Cuando hablamos de Identidad Corporativa, tendemos a acudir al concepto simplista de una imagen que se asocia a una Institución, un producto o una empresa y por la cual se le reconoce.

Es por ello que, muchas pymes se preocupan de desarrollar su imagen visual, sin prestar atención al carácter, personalidad y valores que ésta debe transmitir.

Cuando un símbolo o imagen es utilizado y visualizado masivamente, transmite todo el ser que representa.

De este modo, cuando vemos una bandera con barras y estrellas no sólo identificamos un país como Estados Unidos, sino su situación geográfica, su forma, su clima, su comida, su cultura, su gente y, sobre todo, el conjunto de valores que representa.

De la misma manera, cuando vemos una esvástica o una cruz gamada no se identifica con Alemania, sino con un movimiento radical y devastador del que Alemania ha desligado su imagen.

¿Cómo podemos definir la identidad corporativa?

La identidad corporativa es, el conjunto de rasgos y valores que dan sentido a una entidad y que le confieren una personalidad única, que se hace presente a través de elementos y signos sensoriales exclusivos y diferenciadores y que, define la línea a seguir en su forma de darse a conocer y desenvolverse socialmente.

La idea de identidad corporativa actual

La identidad corporativa no es algo estático. Es algo en constante evolución y adaptación a la dinámica social, a los medios y la tecnología, a los sistemas de organización pública y a todas las circunstancias que rodean a los seres que integran el mundo en que se desenvuelven.

El ser humano no tiene los mismos pensamientos ni las mismas ideas ni los mismos gustos o formas de vestir cuando es niño, que en la adolescencia o la madurez, sino que va configurando su identidad a lo largo de su vida y adaptando su imagen a la misma, a sus valores y necesidades y, sobre todo, al entorno histórico y social al que pertenece.

Si esto es así en un ser perecedero ¿cómo puede ser estático en un ente que cumple años, pero no envejece?

Nuestros conceptos sociales, las ideas y valores humanos, se transmiten de forma directa a las empresas y las impregnan de los mismos, incorporando éstas, los rasgos necesarios a su personalidad.

Hoy, la identidad corporativa cobra un nuevo sentido en esta evolución ya que, por una parte, define en su estructura interna y el equipo humano los valores y principios que la rigen, incorporando rasgos de valor como la responsabilidad social corporativa, el respeto al medio ambiente o la oposición a la explotación laboral infantil, a su personalidad evolucionada. Por otro lado, son externalizados y asociados a la imagen corporativa, que es proyectada a través de los medios que le provee la tecnología, para lanzar esta imagen a su público objetivo.

En sí, no cambian los símbolos identificativos ni los rasgos distintivos, que permanecen, generalmente sujetos a mínimas modificaciones, sino el mensaje que incorporan en los medios y que desean asociar a la identidad creada como imagen.

La importancia de estos valores es tal, que hoy no se entiende un producto sin su integración, y la incorrecta elección de los mismos puede generar incluso el rechazo.

Pero ¿cómo se incorporan estos valores a la imagen de la empresa?

A veces parece que las cosas se hayan hecho por azar y que la suerte las ha conducido al éxito.

Si pensamos en una marca como Coca Cola, que nació en 1886 y apenas ha cambiado su imagen en 131 años, siendo un icono de identidad corporativa y de imagen, vemos cómo, en poco o en nada, ha influido la suerte.

El propio producto incorporaba ya los elementos de algo diferente y divertido, alegre y refrescante que en 1886 se presentaba con un tímido «Disfrute Coca Cola» pero que ya incluía su dinámico y refrescante logotipo.

En 1963 con los efectos de la crisis del 29 y el New Deal encadenados a la guerra y tras los duros años de posguerra, se reinventó en un «Todo va mejor con Coca Cola».

Unos años después, pasa a convertirse, en 1972, y tras el trascendental apogeo juvenil de un movimiento hippie lleno de sustancias peligrosas, en el elemento reconductor de esa juventud, aportando «La chispa de la vida» tan necesaria y mucho menos nociva.

¿Qué y cómo transmite la imagen corporativa?

La imagen corporativa es la simbología que, asociada a nuestros rasgos de personalidad, permite que se nos identifique y conozca, expresando quiénes somos, cuales son nuestros intereses, qué te aportan nuestros productos y cuáles son los beneficios que revertimos a la sociedad.

A su vez puede transmitir, de forma interna, valores como seguridad, conciencia social, integridad, profesionalidad, estabilidad o compromiso y dar confianza a los equipos y recursos de la empresa en sus productos y servicios.

Todo ésto se incorpora desde el diseño del conjunto identificativo de imagen y sensorial, a través del mensaje, los contenidos y una perfecta planificación, de la mano de excelentes profesionales.

Si deseas saber más, te invitamos a ponerte en contacto con nosotros en https://www.weareamundsen.com/contacto/

 

Entrada anterior
La estrategia publicitaria debe ser 360
Entrada siguiente
La diferenciación desde el logotipo
También te puede interesar
Menú