Noticias

Los logotipos y la evolución de la identidad corporativa

Las empresas más populares de todo el mundo se reconocen por su identidad corporativa. Conseguir que los clientes reconozcan una empresa simplemente viendo su logo no es nada fácil. Requiere haber construido previamente una identidad propia, lo que se consigue con diversas acciones de marketing como un buen diseño de branding.

La evolución de una imagen de marca

Una de las características más importantes de la construcción de una buena imagen de marca es que nunca puede permanecer inalterable en el tiempo. Si las empresas quieren sobrevivir es necesario que se adapten a los cambios sociales y culturales que experimenta su entorno, y esto tiene que reflejarse en su diseño de branding.

El logo original de Apple se creó en 1976 y se basaba en las ilustraciones de los libros de ficción victorianos. Se diseñó como un requisito básico para la creación de la empresa, pero no se buscó que tuviera un aire realmente corporativo. No duró más de un año, porque Steve Jobs se dio cuenta de que necesitaba crear una buena imagen de marca para lanzar el Apple II .

El logotipo inicial era  demasiado recargado para resultar atractivo, por lo que Jobs buscó la colaboración de diversos diseñadores y se acabó quedando con el famoso arcoíris, conocido por ser el primer logotipo famoso de Apple, y que estimuló a la compañía para trabajar en una nueva identidad de marca.

Los cambios en la estrategia de comunicación de Apple llevaron al nacimiento del célebre logo de la manzana, que incluye los seis colores a modo de arcoíris particular, obra de Janoff. Este logo fue la base para la versión monocroma final y sus diversos retoques posteriores, aunque siempre se ha respetado su forma.

El logo de Nike

Uno de los iconos del mundo del deporte es, sin duda, el logo de la marca Nike. La historia de su evolución permite ver cómo la empresa ha adaptado su imagen de marca con el paso del tiempo para seguir estando cerca de sus consumidores.

Este logo se caracteriza por la sencillez de su diseño, que paradójicamente no le resta ni un ápice de estética. Su creación data de 1971, cuando los responsables de la empresa optaron por cambiar su nombre original, sin nada de gancho comercial, y rebautizarla como NIKE, la diosa griega de la victoria.

Este cambio de imagen de marca requería de un nuevo logo acorde con el branding recién estrenado, por lo que los directivos de NIKE empezaron la búsqueda de un logo capaz de superar la iconicidad de las rayas de Adidas, su competencia más directa.

El logo elegido combinaba las alas de la diosa Victoria –un requisito de la empresa– con la sensación de movimiento que quería transmitir la empresa, una filosofía muy adecuada para una marca de productos deportivos.

Aunque a lo largo de su historia el logo ha tenido pequeños cambios, la evolución  del logotipo de NIKE culminó en el siglo XXI, cuando el reconocimiento de la empresa ya es tan importante que se han podido eliminar las letras y dejar solo el símbolo.

El logo de BMW

La historia del logo de BMW es sustancialmente diferente a las dos anteriores. Esta compañía se fundó en 1916 y su logo inicial, con un caballo negro, se registró como nombre de marca al año siguiente. Pese a ello, los responsables de la empresa se dieron cuenta de que su nombre real era muy largo y lo redujeron a las tres letras que todos conocemos: BMW.

La necesidad de insertar ‘BMW’ en el logo de marca hizo que se necesitara buscar un nuevo logotipo con un diseño más adecuado que el inicial, uno que reflejara el crecimiento que experimentaba la empresa hacia nuevos sectores de negocio.

El nuevo logotipo de BMW respetó la tipografía del inicial y eligió los colores blanco y azul de la bandera nacional de Baviera como base, insertados en un círculo negro. Las diferencias entre este logotipo y el que lucen los BMW hoy en día son mínimas.

La estabilidad del logo de BMW se corresponde con el deseo de la empresa de mostrar una imagen de marca consistente y arraigada en el tiempo, que la ha hecho ser líder en el mercado.

Tendencias actuales

Realmente, la evolución del diseño de logotipos corporativos es constante, hasta el punto que las tendencias de Identidad corporativa para el 2016 en este ámbito presentan novedades importantes.

Para empezar, el diseño de logos con espacio negativo toma fuerza para ayudar a crear imágenes simples, pero muy creativas. Asimismo, el diseño en offset, el juego con sombras y la elegancia de las líneas delgadas y en negrita ocuparán papeles protagonistas en el diseño de logos este año. De hecho, el diseño de logos con artes de una sola línea, que se lleva a cabo con una sola brocha, se perfila como la técnica más novedosa de este 2016.

Entrada anterior
Fidelizar clientes, esencial en el e-commerce
Entrada siguiente
La actitud interior es protagonista de nuestra última campaña creativa
También te puede interesar
Menú