Noticias

La imagen de marca, el primer paso para contratar a tu empresa

Actualmente, en la mayor parte de los sectores de la actividad, la oferta de productos y servicios llega a superar a la demanda exigida por el mercado, lo que se traduce en un tejido empresarial altamente competitivo, en el que las empresas necesitan diferenciarse lo máximo posible de la competencia, ya no sólo para crecer, sino tan sólo para poder mantenerse en el mercado de una forma más o menos estable.

Es por esa razón, que presentar nuestros productos o servicios a los clientes en un momento dado, puede resultar insuficiente. Así, se hace imprescindible, cada vez más, que las empresas trabajen en la construcción de una marca, que realmente transmita los valores deseados y permita que la empresa se mantenga siempre presente en la mente de los clientes como una opción a tener en cuenta.

En este sentido, la imagen de marca de una empresa, es lo que se transmite sobre la misma a través de una serie de elementos como pueden ser los siguientes:

  • El logo de la empresa, imagen principal de nuestra empresa.
  • El nombre de la marca.
  • La identidad visual.
  • El posicionamiento
  • La web corporativa, imprescindible en un momento en el que las principales decisiones de compra   se toman en Internet.
  • Presencia en redes sociales.
  • Publicidad en cualquier tipo de medio.

Teniendo en cuenta todos estos elementos, es fácil llegar a la conclusión de que uno de los aspectos claves para poder construir una marca reconocida y de prestigio en nuestro mercado, es la creación de una adecuada Identidad Corporativa, entendiendo como tal, la percepción que el mercado tiene de la empresa, es decir, lo que piensan de la misma.

Está claro que una parte fundamental de la Identidad Corporativa es la imagen de la compañía. No obstante, la identidad de la empresa va más allá, incluyendo todo lo que se transmite al exterior (imagen, filosofía, valores, etc.).

Cómo crear una buena Identidad Corporativa

En primer lugar, para poder reflejar una determinada percepción, es imprescindible que desde dentro de la propia empresa, se tengan claros cuáles van a ser los valores a transmitir. Así, la Dirección de cualquier empresa, tiene que ser perfectamente capaz de responder a preguntas tales como:

  • ¿Cuál es nuestra misión?
  • ¿Cuál es nuestra visión?
  • ¿Cuáles son nuestros valores?
  • ¿Cuáles son nuestros puntos fuertes y débiles? ¿existe el DAFO en la empresa?
  • En definitiva, ¿quién y cómo soy?.

Solo cuando sepamos responder sin ninguna duda a todas estas preguntas, estaremos preparados para seguir avanzando hacia la construcción de la Identidad Corporativa deseada.

Además, también es importante tener claro cuál es el posicionamiento que se pretende tener en el mercado. El posicionamiento no es otra cosa que, el conjunto de percepciones que el mercado tiene de nosotros. Por eso, nuestra Identidad Corporativa debe construirse basándonos en lo que queramos que se perciba de nosotros, existiendo distintas estrategias a seguir en este sentido, como pueden ser las siguientes:

  • Posicionamiento basado en precio: ¿queremos destacar por ser los más baratos? ¿los más caros, quizás?
  • Posicionamiento basado en la calidad del producto o servicio: ¿pretendemos que nos perciban como la empresa de mayor calidad? ¿la mejor calidad/precio?
  • Posicionamiento basado en el uso de nuestros productos, como podría ser el caso de productos enfocados a la pérdida de peso.

Una vez sabemos quiénes somos y cómo queremos que se nos perciba, estamos en condiciones de poder trazar una estrategia adecuada para el diseño de nuestra Identidad Corporativa. Para ello, resulta importante tener en cuenta la importancia de la imagen que se transmite. Por esa razón, el diseño de una buena Imagen Corporativa es un aspecto clave, englobando elementos tales como:

  • El nombre de la empresa.
  • El logo.
  • El eslogan.
  • La web
  • El brochure formado por todos aquellos elementos de la empresa que contienen la imagen de la misma tales como tarjetas de visita, folletos, propuestas comerciales, merchandising, carpetas, elementos decorativos de la oficina, facturas, etc.

Así, la imagen corporativa debe ser simple, práctica, única, reflejar los valores de la empresa y adaptada al mercado de cada momento.

Con todos estos elementos comentamos anteriormente, ya tenemos un conjunto de ingredientes con los cuales, podremos construir nuestra identidad corporativa, dando como resultado, la creación de una marca reconocida, siendo éste el primer paso para formar parte de las decisiones de compra de aquellas personas que son potenciales clientes de nuestra compañía.

En tiempos actuales cobran especial relevancia los procesos de branding, a través de los cuales las empresas construyen y gestionan su marca.

Convencidos de la vital importancia que todos estos elementos tienen actualmente para las empresas, en Amundsen disponemos de un equipo de personas, no sólo altamente cualificadas en el campo del marketing y la comunicación, sino involucradas al 100 % en la búsqueda de soluciones creativas a los problemas reales de nuestros clientes.

 

 

Entrada anterior
Qué es y para qué sirve un buen diseño web
Entrada siguiente
El éxito de una campaña de publicidad empieza con un buen diseño web
También te puede interesar
Menú