Noticias

El logotipo, la primera imagen de tu empresa

Si tienes una empresa o estás pensando en crear una, necesitas crear una Identidad Corporativa para diferenciarte de tu competencia y llegar de manera eficiente, a la mente de los consumidores. Una parte fundamental de la Identidad Corporativa de una marca es el nombre y el logotipo.

El logotipo es tan importante, porque será la imagen que la empresa proyecte en el mercado. De manera que, al aparecer representado en los productos de una empresa, el consumidor asocie dichos productos a la empresa.

Por eso, es necesario que tanto el logotipo como el nombre de la marca, aparezcan en la papelería de la empresa (tarjetas, cartas, sobres, facturas, etc.), en cartelería y publicidad, así como en los canales de comunicación online (email, redes sociales o página web corporativa).

Un acertado diseño de logotipos, otorga a los productos y servicios de las empresas un valor añadido, que generará en los consumidores una imagen de calidad de la marca.

Hasta ahora te hemos estado contando, las razones por las que tu empresa necesita un buen logotipo para alcanzar el éxito, pero ¿qué debemos tener en cuenta a la hora de diseñar un logotipo?

Claves para un buen diseño de logotipos

1.  Original

Muchas marcas luchan por destacar sobre su competencia, para lo cual, necesitan apoyarse en una sólida Identidad Corporativa. La imagen de una marca, comienza con su logotipo.

En ocasiones, se han dado casos en los que algunas marcas, cuentan con logotipos similares, ya sea por inspiración en otras marcas de referencia o por pura casualidad. Lo importante es llevar a cabo un diseño de logotipos originales, no sólo para diferenciar una marca de otras, sino para conseguir una mayor notoriedad que sus competidoras.

Actualmente, existen herramientas online con las que se puede comprobar si un diseño es completamente original o si ya existe en el mercado, una marca con un logotipo parecido.

Para conseguir crear un logotipo único, es indispensable pensar más allá que el producto o servicio que se vende. Hay que buscar un significado profundo de la marca, como pasa con la conocida marca Apple, cuyo logotipo podría haber sido un ordenador o un pequeño aparato electrónico en lugar de una manzana.

2. Representar a la marca

Como hemos mencionado antes, el logotipo actúa como presentación de una marca a su audiencia, así que su diseño se debe realizar pensando muy bien cuál es el público objetivo de la empresa.

En este punto, lo que debes pensar es en lo que quieres trasmitir como marca a tus potenciales clientes. Piensa en aquello que diferencia a tu empresa, en los valores y filosofía que defiende, en su misión y en su personalidad. Si buscas resultar útil a tu consumidor o si prefieres, despertar en él una emoción concreta.

Aunque no parezca que tiene mucha relación, para el diseño del logotipo, también se debe pensar en las aspiraciones de tu marca, porque si consigues que el logotipo te represente fielmente la ideología de la marca, el éxito está garantizado.

3. Color adecuado

Este punto está estrechamente relacionado con la personalidad de la marca y con las emociones que desea mostrar y despertar en los consumidores. El color se debe elegir con cuidado para conseguir esos matices que queremos otorgarle a nuestra marca. Utilizar colores brillantes puede llamar la atención, pero resultar demasiado agresivos, en cambio, unos colores más apagados pueden dotar de un estilo sofisticado a tu logotipo, pero es posible que no destaque tanto. Puede servirte, buscar una guía con los significados que se suelen asociar a los colores, para ayudarte a decidir cuál o cuáles representan mejor a tu marca.

4. Simple y flexible

Un logotipo debe ser simple y fácil de entender, para no confundir a los consumidores. Se debe diseñar, aprovechando los espacios negativos si es posible y combinando formas de manera inteligente, procurando que sea lo más minimalista y sencillo posible, que represente muy a la marca.

También debe ser flexible para ser capaz de adaptarlo a cualquier soporte, tanto físico como digital, para favorecer a una correcta Identidad Corporativa. Cada plataforma es distinta, no es lo mismo diseñar para papel que para pantallas de diferentes resoluciones. Dotar a tu logotipo de flexibilidad lo hará más legible, sea cual sea el medio en el que se presente, además de que será más fácil de modificar para mantenerlo siempre actualizado.

5. Atemporal

Los logotipos más famosos de la historia, tienen la particularidad de que son atemporales, es decir, que permanecen casi inalterados a lo largo del tiempo. Para llegar a diseñar un logotipo que perdure en el tiempo, tienes que intentar impactar con un diseño lo más neutro posible, solo así se conseguirá conectar con personas de todas las épocas.

Si necesitas el diseño de un logotipo para tu empresa, en Amundsen contamos con un equipo de profesionales del mundo del diseño gráfico, capaces de crear un logotipo con el que impactar a tu audiencia. Ponte en contacto con nosotros y te informaremos más a fondo sobre nuestra metodología.

Entrada anterior
Si creaste una empresa diferente ¿por qué tu publicidad no lo es?
Entrada siguiente
¿Qué es un manual corporativo?
También te puede interesar
Menú